ENVÍO GRATIS EN PEDIDOS SUPERIORES A 49€

Los pies son nuestro sostén, y en particular los de la mujer son un sinónimo de sensualidad y tentación para muchos.

¿Sabías que una mujer camina en promedio el equivalente a cuatro vueltas al mundo a lo largo de su vida?

Solo por hacer semejante hazaña posible, nuestros pies se merecen mimos diarios que los mantengan suaves, sanos y sexys siempre.

El cuidado de los pies cobra aún más importancia para ti, chica Bikini, ya que esta parte del cuerpo sufre más por el impacto que implica tus sesiones en el gimnasio, sobre todo cuando tienes que realizar cardio en la etapa de definición.

En esta ocasión te traemos algunos tips sencillos pero muy efectivos para tener unos pies dignos de una diosa para lucir dentro y fuera del escenario:

 

Exfólialos con piedra pómez:

Estamos seguros que tienes alguna piedra pómez cogiendo polvo en algún rincón de tu baño así que, ¿Por qué no darle uso de una vez por todas?

Para utilizarla correctamente, primero limpia tus pies remojándolos en agua tibia con jabón de pH neutro (¡Colócale un aceite aromático para sentirte en un spa!).

Luego, con tus pies aún enjabonados y con la piedra pómez humedecida, pásala con suaves movimientos circulares por las zonas de tus pies donde tengas asperezas.

Culmina la exfoliación aplicando crema humectante. Si haces esto al menos una vez por semana, tendrás pies suaves como los de un bebé todo el tiempo.

 

Consiéntelos con masajes:

Si tus pies te llevan para todos lados durante tu jornada, se merecen un sencillo masaje.

No tienes que ser una masajista experta: toma tu pie y ejerce una suave presión en la planta con tus dedos pulgares, realiza movimientos circulares y recorre todo tu pie (Sin olvidar los dedos), deteniéndote en las zonas donde sientas mayor tensión.

Acompaña tu masaje de una crema hidratante o un aceite como el de jojoba para terminar con pies sedosos y relajados. Se recomienda que le hagas un masaje a tus pies todas las noches, pero con un mínimo de 3 veces por semana notarás la diferencia.

 

Uñas de punta en blanco:

Unas uñas pulcras son el toque final de unos pies de diosa. Lo mejor de todo, es que no tienes que acudir a una pedicurista, puedes hacerte tu propia pedicura casera en poco tiempo:

  • Necesitarás: un balde con agua y jabón, una toalla, cortaúñas, lima, pulidor de uñas, separador de dedos, un palito de naranja, quitaesmalte, piedra pómez, crema o aceite humectante y esmalte transparente. Un esmalte con color es opcional.
  • 1. Remueve los restos de esmalte con el quitaesmalte, luego remoja y exfolia tus pies con la piedra pómez.
  • 2. Corta y lima tus uñas con una forma cuadrada siguiendo la línea natural de los dedos, de esta manera evitas que se encarnen.
  • 3. Con el palito de naranja empuja tus cutículas hacia abajo y remueve los pellejitos excedentes con el corta cutículas. No cortes demasiado para evitar que sangren o se infecten.
  • 4. Pule tus uñas con el pulidor para dejar una superficie lisa para aplicar mejor el esmalte.
  • 5. Seca tus pies y aplica el esmalte: si solo usas esmalte transparente, una sola capa bastará. Si quieres ponerles color a tus pies, deja que la primera capa de esmalte transparente se seque, aplica el color y espera de nuevo a que esté seco. Finaliza con una capa extra de brillo que resalte el color.
  • 6. Humecta tus pies ¡Y listo! Ya tienes tus pies lindos y listos para lucir con tus MUSSA en el escenario o en tu día a día.

Queremos saber cómo mantienes tus pies de diosa ¡Déjanos tus secretos en los comentarios!

[addthis tool="addthis_inline_share_toolbox_sj7b"]
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…